×

Reanudan ejecuciones en EU, tras paro por Covid-19

WASHINGTON.

Las ejecuciones se reanudarán la noche de hoy en Estados Unidos, con una inyección letal en Missouri, después de dos meses y medio de interrupción debido al nuevo coronavirus.

Walter Barton, de 64 años, fue condenado a muerte por el asesinato de una octogenaria en 1991, que él niega haber cometido.

La anciana, a quien conocía, manejaba una parcela de casas rodantes. Barton fue una de las tres personas que descubrieron su cuerpo apuñalado.

Tras una larga saga judicial, Barton fue condenado en base a rastros de sangre y el testimonio de un exdetenido, cuya fiabilidad disputan sus abogados.

La ejecución se llevará a cabo en la prisión de Bonne Terre, según lo planificado.

Debido a la pandemia de Covid-19, el 5 de marzo se interrumpieron las ejecuciones en Estados Unidos.

El gobernador de Ohio informó que varios tribunales de Texas o Tennesse hicieron lo mismo, señalando en particular que las ejecuciones reúnen a demasiadas personas: guardias, abogados, testigos y familiares.

Los abogados de Barton habían solicitado un aplazamiento durante la crisis, pero la Corte Suprema de Tennessee desestimó su petición el 27 de abril.

Los opositores a la pena de muerte se han movilizado en su nombre: «Walter puede ser inocente».

La salud y la seguridad del público se verán comprometidas solo por el espectáculo», denunció en Twitter una asociación de habitantes de Missouri que reclama alternativas a la pena de muerte.

La solicitud llegó al gobernador republicano de ese estado, Mike Parson, quien la rechazó este lunes.

Los abogados de Barton presentaron un último recurso ante el supremo tribunal del país, mezclando argumentos sustantivos y contextuales.

CINCO JUICIOS

Para ellos, los argumentos de condena siempre han sido débiles. Como prueba, señalan, sus dos primeros juicios fracasaron sin un veredicto y los dos siguientes fueron anulados tras apelaciones.

Ahora, su defendido está en el corredor de la muerte debido a la decisión tomada por los jurados durante un quinto juicio en 2006.

Cuando Missouri fijó una fecha para la ejecución en febrero, los abogados comenzaron a construir un nuevo caso basado en evidencia científica que dicen que refuta las pruebas de rastros de sangre.

Pero sus esfuerzos se han «ralentizado considerablemente» por las medidas de confinamiento por la pandemia, argumentan.

Estos elementos eran conocidos y estaban disponibles en 2006, dijeron los fiscales por parte de Missouri.

El máximo tribunal debe pronunciarse la tarde de este martes sobre esta solicitud.

Publicado en Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *